PIE REUMÁTICO
La reumatología es una ciencia médica dedicada al estudio de enfermedades reumáticas y trastornos muculoesqueléticos.

Existen más de 120 enfermedades sistémicas reumáticas conocidas y muchas de ellas, además de su afectación sistémica, afectan dolorosamente a los pies.

Recogemos unas pocas de las que consideremos más importante.

Estas y otras muchas tienen un tratamiento ortopédico y rehabilitador que ayudaran al paciente a suprimir o al menos aliviar sus dolores y mejorar su calidad de vida.





Plantillas ortopédicas para el pie reumático


Una regla básica en la confección de plantillas ortopédicas para el pie reumático es que sean fabricadas a medida sobre un molde de escayola del pie rectificado.
Los doctores en medicina podiátrica recetan ortesis (llamadas también plantillas ortopédicas) como tratamiento conservador de muchas enfermedades reumáticas que afectan a los pies. Su uso es una forma de tratamiento práctica y muy exitosa.

Todas las plantillas ortopédicas tienen en común los mismos objetivos:
Distribuir las presiones en el pie de tal forma, que se trasladen los altos picos de presión desde las zonas sobrecargadas hacia las más descargadas. La presión que soporta el pie en su conjunto no varía sino que se redistribuye. El excesivo roce o cizallamiento y altos picos de presión plantar están frecuentemente implicados como los agentes causales del dolor Picos de presión en región metatarsofalángica
Almohadillar el apoyo de las zonas donde existan picos de presión evitando el riesgo del deterioro degenerativo osteoarticularLas ortesis de pie de contacto total confeccionadas a medida pueden reducir los picos de presión plantar del pie. El objetivo primario es la redistribución de las presiones por medio de un contacto total entre la ortesis y el pie. La meta es disminuir las áreas de altos picos de presión.
La Ortesis es construida utilizando una capa superior blanda y una capa firme como base de soporte. La capa superior esta formada por EVA (ethylene vinyl acetate) en combinación con materiales de relleno como Porón.

Toma de medidas

Algunos pies reumáticos precisan un molde confeccionado con alginato y posteriormente relleno de escayola piedra. Este sistema es en la actualidad el más completo y perfecto para confeccionar la ortesis plantar

Otra toma de medida mas rápida y barata se realiza con una caja que contiene espuma blanda de poliuretano. Solo una plantilla trabajada individualmente sobre un positivo de yeso rectificado puede cumplir su misión.

Biomateriales componentes

.Un componente de la ortesis es un biomaterial de última generación que es bactericida, absorbente y transpirable Aceptado con el sello de la American Podiatric Medical Association.
Otro de los biomateriales posee la “Tecnología Espacial Certificada” que concede la NASA a los productos que habiendo demostrado su eficacia en los viajes espaciales son utilizados en la tierra.
Ahora la ciencia nos da la oportunidad de suprimir la fuerza negativa de reacción y proteger eficazmente al sistema osteo-articular. Pues bien, este biomaterial logra anular la fuerza negativa de reacción absorbiéndola y distribuyéndola entre sus moléculas.

El EVA microporoso es, sin duda, uno de los biomateriales con mayor significación y desarrollo en los últimos tiempos, dentro de los materiales utilizados para la fabricación de plantillas ortopédicas.

Entre los más utilizados en las plantillas funcionales se encuentran el Polietileno, Polipoprileno y Poliuretano, Resinas Acrílicas o Fibra de Carbono.

Chequeo

Una vez confeccionada la plantilla y remitida a nuestro Centro es imprescindible que sea probada en la consulta comprobando:
Si se ajusta a las características especificadas en la prescripción:
Sobre el molde de escayola piedra
Sobre el pie del paciente en descarga
Sobre el pie del paciente en carga
El ajuste de la ortesis al zapato terapéutico
Caminando el paciente con calzado y la ortesis

Calzado terapéutico

Un calzado normal está construido para alojar sólo al pie. Cuando por motivos de corrección o compensación es necesario usar unas plantillas ortopédicas y las alojamos en un calzado normal, disminuimos considerablemente el espacio donde introducir el pie, oprimiéndole, causándole daño y dificultando la corrección.
El calzado terapéutico está destinado, junto con las plantillas ortopédicas, al pie con trastornos patológicos y por lo tanto es un elemento curativo de la terapéutica médica.
Las plantillas se aplicarán a un zapato terapéutico MEDICORTHOTIC® diseñado por la Universidad Complutense de Madrid en colaboración con Ortopedia y Podología SL






Artritis psoriásica


Aproximadamente el 95% de los pacientes con artritis psoriásica padecen enfermedad de las articulaciones periféricas. En los pies las articulaciones predominantes son las articulaciones interfalángicas dístales y las metatarsofalángicas. Otra de las características clínicas son los “dedos en salchicha” y los cambios ungueales consistentes en rebordes transversales, onicolisis, hiperqueratosis, hoyuelos y color amarillento.
El tratamiento ortopédico debe ser individualizado y tiene por objeto suprimir o al menos aliviar el dolor, retrasar la progresión de la enfermedad, restablecer la funcionalidad articular y mejorar la calidad de vida del paciente

El zapato terapéutico es primordial para el tratamiento de esta enfermedad, por su capacidad para alojar a los “dedos en salchicha” y a las uñas enfermas y engrosadas.

Las plantillas ortopédicas fabricadas a medida para cada pie y al momento evolutivo de la afección, buscan una redistribución de las cargas, desde las zonas de hiperapoyo subcapital hacia las cabezas metatarsales más descargadas, con lo cual la carga que soporta el metatarso en su conjunto no varía, sino que se redistribuye.

La combinación de diferentes materiales biomecánicos en la misma superficie de las plantillas ortopédicas, produce una acción positiva e inmediata sobre el pie del paciente. Los efectos absorbentes y de disipación de la energía negativa generada por la tercera ley de Newton de acción y reacción, que estos materiales biomecánicos ostentan, preservan las articulaciones a las que se aplican y reducen el dolor.






Artritis reumática


La inflamación de las articulaciones metatarsofalángicas son origen de subluxaciones o luxaciones de las mismas, que en concomitancia con el desplazamiento de las almohadillas del tejido blando subcapital provocan intenso dolor al caminar, como si caminaran sobre guijarros, y con frecuencia la formación de callos plantares intratables.

El tratamiento con plantillas de amortiguación de presiones se hace imprescindible en estos pacientes, al liberar las castigadas cabezas metatarsales de las sobrecargas a las que se ven sometidas.

A su vez, los dedos de los pies se ven gravemente afectados situándose en garra o martillo. En estos casos el paciente tiene dificultades para acomodar los pies dentro de un calzado normal, puesto que roza el dorso de los dedos con el zapato, lo que origina la formación de callos, inflamaciones o úlceras.

Nuestros zapatos terapéuticos Medicorthotic® están especialmente diseñados por nuestro departamento de I + D, para alojar cómodamente a este tipo de pies.

Con la utilización de las plantillas amortiguadoras de presiones, en concomitancia con nuestros zapatos terapéuticos con balancín en U en la suela, se logra un alivio del dolor y función del pie satisfactoria en un 90 % de los pacientes.


            




Enfermedad de Still


Las manifestaciones más características de esta enfermedad son graves artralgias, mialgias, malestar general, pérdida de peso, fiebre e irritación de garganta.

El 98 % de estos enfermos presentarán artralgias. Las articulaciones afectadas son aquellas que típicamente  se observan en otras formas de artritis reumatoide. En el pie las articulaciones  generalmente afectadas son las metatarsofalángicas e interfalángicas distales. En algunos casos hay erosiones de las articulaciones afectadas.

Las lesiones establecidas en las articulaciones del pie son permanentes,  pero podemos luchar contra la progresión de la enfermedad e instituir una serie de medidas que la mantengan clínicamente inactiva e indolora, conservando una aceptable capacidad funcional.

El tratamiento ortopédico debe ser individualizado y tiene por objeto suprimir o al menos aliviar el dolor, retrasar la progresión de la enfermedad, restablecer la funcionalidad articular y mejorar la calidad de vida del paciente.

Las plantillas ortopédicas fabricadas a medida para cada pie y al momento evolutivo de la afección, buscan una redistribución de las cargas, desde las zonas de hiperapoyo  hacia las más descargadas, con lo cual la carga que soporta el pie en su conjunto no varía, sino que se redistribuye.

La base de la plantilla está formada por un material biomecánico microporoso y ultraligero llamado EVA. Su característica más importante es la absorción y amortiguación de un elevado porcentaje de las ondas de choque, cuando el pie golpea el suelo durante la marcha.  Esta cualidad asociada en la misma superficie de la plantilla, a otros materiales biomecánicos aplicados en ciertas zonas activas de las plantillas, producen efectos absorbentes, de disipación y amortiguación del impacto, reduciendo considerablemente el potencial para daños transmitido a través de la planta del pie, según la 3ª ley de Newton,  hacia las articulaciones afectadas, preservando las articulaciones y reduciendo el dolor. 

Se aplicarán a calzado terapéutico. Para conseguir una compensación de las alteraciones biomecánicas emplearemos un balancín en U en ambos zapatos. Su función será la inmovilización del segmento o segmentos articulares metatarso-falángicos afectados. Con ello se conseguirá la supresión del dolor, una remisión del proceso inflamatorio y por último la prevención de mayores deformidades y actitudes viciosas.






Gota


Gota aguda El 50 % de los ataques iniciales afectan a la primera articulación metatarsofalángica del dedo gordo del pie (Podagra).
Con el tiempo esta articulación se verá afectada en el 90 % de los pacientes.

Le sigue en frecuencia la localización en el empeine, tobillo y talón.

Cuando la enfermedad es crónica se forman tofos y erosiones óseas que comprometen gravemente la estructura ósteo-articular y la funcionalidad del pie.
Las plantillas ortopédicas son muy necesarias para la recuperación de la función del pie y la descarga de las articulaciones del tarso,  metatarso y dedos
Se fabrican a medida para cada pie, sobre molde de escayola, teniendo en cuenta el momento evolutivo de la enfermedad y la zona afectada del pie.

Cuando interesa al metatarso empleamos plantillas dinámicas de absorción de presiones con piezas retrocapitales de descarga de las articulaciones dañadas, y debajo de estas mismas articulaciones y situado en la misma superficie, aplicamos un material biomecánico de altos efectos absorbentes y de disipación de la energía negativa, que por la tercera ley de Newton de acción y reacción, se genera cuando el pie contacta con el suelo. Interponiendo este material biomecánico reducimos considerablemente la energía negativa que se dirige hacia las articulaciones afectadas, protegiendo las articulaciones y reduciendo el dolor.

Si la zona afectada del pie es el tarso, empleamos unas plantillas de inmovilización y descarga articular con EVA de mayor dureza, con la finalidad de inmovilizar lo más posible las articulaciones aquejadas por la enfermedad, a la vez que originamos una descarga de las mismas.

Muy importante también el zapato terapéutico por la gran capacidad que tiene para contener el pie y las plantillas, la gran anchura de puntera para que deje libre de opresión al dedo gordo, la flexibilidad de sus materiales para ayudar a la recuperación funcional del pie, su ligereza de peso y en definitiva la confortabilidad que ofrece al pie del paciente.






Síndrome de Sjögren


La distribución de la artritis es similar a la observada en la artritis reumatoide.

En lo referente al pie los pacientes sufren artralgias simétricas y/o artritis en las articulaciones metatarsofalángicas e interfalángicas, frecuentemente acompañadas de rigidez matutina y fatiga.

En comparación con la artritis reumatoide, la artritis de Sjögren no es erosiva y tiende a ser moderada.

El tratamiento ortopédico está dirigido a calmar el dolor y prevenir las deformaciones.

Son muy eficaces en estos pacientes las plantillas dinámicas de absorción de presiones, que debido a las  características que presentan, al combinar en la misma superficie diferentes materiales biomecánicos junto a las piezas retrocapitales de descarga, favorecen la disminución o supresión del dolor.


Si queremos asegurarnos la máxima eficacia de las plantillas ortopédicas para suprimir total y absolutamente el dolor metatarsofalángico, deben ser empleadas con un zapato terapéutico con balancín en la suela. Su función será la inmovilización del segmento o segmentos articulares metatarso-falángicos afectados. Con ello se conseguirá la supresión del dolor, una remisión del proceso inflamatorio y por último la prevención de mayores deformidades y actitudes viciosas






Síndrome de Rseiter


Es una enfermedad sistémica inducida por infección gastrointestinal o urogenital.
En los pies se manifiesta de dos formas que pueden coincidir.

La articulación centinela de esta enfermedad suele ser la interfalángica del dedo gordo, donde produce una artritis erosiva que posteriormente pasará a las metatarsofalángicas centrales.
La artritis reactiva causa comúnmente talalgia y fascitis plantar.

Todos los casos de síndrome de Reiter o artritis reactiva requieren, además del tratamiento medicamentoso y fisioterapia, medidas ortopédicas de aplicación precoz  y prolongada por medio de plantillas ortopédicas fabricadas a medida para cada pie y al momento evolutivo de la enfermedad, con el fin de proteger las articulaciones afectadas y mantener su funcionalidad. No hay que olvidar que esta afección se hace crónica en un alto porcentaje de casos, con la consiguiente limitación funcional progresiva.

El calzado terapéutico con balancín se hace imprescindible en esta afección.






Lupus eritematoso sistemático


La artritis asociada con lupus eritematoso sistémico rara vez es erosiva o destructora de hueso y, por tanto, es muy distinta a la artritis reumatoide. Muy pocas veces origina deformidades articulares y, cuando lo hace, ésta se deben a desprendimiento de ligamentos y no a destrucción de hueso y cartílago.

Existen cuatro tipos diferentes de exantema relacionados con la enfermedad.

1) Exantema malar o en alas de mariposa
2) Eritemas agudos por fotosensibilidad en otras partes
3) Lupus eritematoso subcutáneo
4) Lupus eritematoso discoide






Osteoartritis


Es un trastorno musculoesquelético de progresión lenta que generalmente afecta a las articulaciones de apoyo del peso como los pies, tobillos, rodillas y caderas. También afecta a las articulaciones de la mano, especialmente las relacionadas con la sujeción entre los dedos, y columna vertebral.
Es la artropatía más frecuente y origina más incapacidad en ancianos que cualquier otro padecimiento.

La sintomatología viene dada en el siguiente cuadro clínico:

Dolor en las articulaciones afectadas
Dolor que empeora con la actividad y mejora con el reposo
Rigidez matutina
Rigidez después de periodos de inmovilidad
Agrandamiento articular
Inestabilidad articular
Limitación de la movilidad articular
Atrofia muscular periarticular
Crepitaciones

El tratamiento ortopédico está dirigido a calmar el dolor y prevenir las deformaciones.
Son muy eficaces en estos pacientes las ORTESIS BIOMECÁNICAS MIXTAS REUMA, de absorción de impactos, que debido a las características que presentan, al combinar en la misma superficie diferentes materiales biomecánicos favorecen la disminución o supresión del dolor.

Si queremos asegurarnos la máxima eficacia de las plantillas ortopédicas para suprimir total y absolutamente el dolor metatarsofalángico, deben ser empleadas con un zapato terapéutico MEDICORTHOTIC.






  © 2011 Ortopedia y Podología. Todos los derechos reservados